Fernando López Miras, presidente de la región de Murcia (España), ha decretado la suspensión total de las actividades no esenciales en la región que gobierna para hacer frente a la pandemia del covid-19; una decisión que ha sido desautorizada por el Gobierno. El coronavirus se ha cobrado ya la vida de 1.720 personas en el país ibérico.

No estoy dispuesto a asumir más muertes en la región si podemos evitarlas”, aseveró López Miras. “Cada minuto que esperamos son vidas que perdemos”, añadió, detallando que su Ejecutivo ha comprado 5 millones de mascarillas porque “sin recursos en hospitales y residencias esta guerra no se gana”.