Kristin Wolfe, de la Fuerza Aérea de los EE.UU., es miembro del equipo de demostración de esta aeronave de quinta generación.

Kristin Wolfe, capitana de la Fuerza Aérea de los EE.UU. y uno de los pilotos más calificados en lo que respecta al caza furtivo F-35A Lightning II, ofreció un recorrido por la aeronave y habló en detalle sobre algunas de sus características, en especial en lo que se refiere a su avanzado sistema de visión, recoge el portal especializado The Aviationist.

En un video publicado este martes en YouTube, Wolfe, miembro del equipo de demostración de este caza sigiloso de quinta generación, inicia explicando el Sistema de Focalización Electroóptica (EOTS, por sus siglas en inglés), el primer sensor del mundo que combina la funcionalidad de búsqueda y seguimiento de infrarrojos que maximiza la capacidad de los pilotos de ver vehículos en movimiento, edificios, personas, etc. 

Incorpora además un designador láser que permite el uso de bombas de precisión (guiadas por láser) como las GBU-12 y las GBU-49 para objetivos en movimiento, que bloquean las comunicaciones y los radares enemigos.

“Característica genial”

Este F-35A es capaz de captar imágenes en 360° y procesarlas en milisegundos para identificar amenazas, gracias a su Sistema de Apertura Distribuido (DAS, por sus siglas en inglés). Se trata de una red de sensores y cámaras electroópticas instaladas en el caza de tal forma que cada una de ellas mira en una dirección independiente. Así, el piloto obtiene una visión ‘esférica’ que se proyecta en su casco y le permite ver su entorno en oscuridad y, en algunos casos, en otras condiciones ambientales adversas. Al respecto, Wolfe revela que, aunque es una “característica genial”, en realidad “no se usa mucho tácticamente”.

El DAS se integra prácticamente con todos los sistemas del caza, entre ellos a su radar. Si este detecta un objeto sospechoso, enviará una señal al DAS para que analice de qué se trata y luego transmita las imágenes procesadas al casco. Asimismo, se integra con el EOTS y le permite enviar sus imágenes al piloto.

Como puede deducirse de las explicaciones de la capitana, el casco es un instrumento esencial en las labores de reconocimiento del piloto. Su visor ofrece información crítica de vuelo —velocidad, dirección y altitud— y datos tácticos como objetivos, aviones amigos y puntos de referencia. Según Wolfe, el que ellos usan integra gafas de visión nocturna. Hasta hoy, durante las operaciones nocturnas, los pilotos estadounidenses tenían que elegir entre estas y el casco con Sistema Integrado de Pistas Visuales, que brinda a los pilotos la habilidad de seleccionar rápidamente un blanco simplemente con mirarlo, ya que las gafas de visión nocturna interferían con el visor.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!