Unos radares de penetración terrestre permiten detectar las estructuras y cartografiar toda una urbe ubicada cerca de la capital de Italia.

Cuatro investigadores de las universidades de Gante (Bélgica) y Cambridge (Inglatera, Reino Unido) han creado mapas de toda una ciudad de la Roma antigua enterrada a unos 50 kilómetros de la capital de Italia.

Esos especialistas utilizaron radares de penetración terrestre (GPR, por sus siglas en inglés) para detectar estructuras y elaborar las imágenes del asentamiento subterráneo, en la primera inspección de ese tipo en alta resolución de una ciudad romana completa.

El estudio de Falerii Novi permitió representar un complejo de baños, un teatro, un mercado, dos templos, un monumento público, casas, comercios y hasta su sistema de alcantarillado sin necesidad de realizar excavaciones.

Más adelante, pretenden utilizar toda la información que poseen para recrear Falerii Novi en tres dimensiones porque “todavía tenemos mucho que aprender sobre la vida urbana romana”, según reconoció uno de los académicos, Martin Millett.

Esta tecnología tiene “potencial para revolucionar los estudios arqueológicos” de sitios urbanos antiguos que no se pueden excavar debido a sus grandes dimensiones o porque se encuentran bajo construcciones modernas, agregó Millett.