El ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, señaló que la medida se tomó tras evidenciar datos alentadores sobre la evolución de la pandemia.

El Gobierno de Ecuador decidió dar por terminadas las funciones de la Fuerza de Tarea Conjunta en Guayas, la provincia del país más golpeada por la pandemia del coronavirus.

Esa instancia —creada tras declarar a Guayas como Zona Especial de Seguridad— contemplaba el despliegue de más de 3.000 efectivos de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional en esa provincia, de la región Costa, para, entre otras cosas, controlar y garantizar las medidas de restricción impuestas para contener la propagación del coronavirus.

“Esta decisión se realiza luego de haber cumplido con la tarea encomendada”, dijo el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, en una ceremonia militar en Guayaquil, capital de Guayas.

Señaló que la medida, que será concretada mediante Decreto Ejecutivo, se tomó tras evidenciar datos alentadores sobre la evolución de la pandemia; explicación que secundó el vicepresidente Otto Sonnenholzner.

Moreno exige a los alcaldes de Ecuador que "abran la economía" tras su negativa a relajar las restricciones por el coronavirus

“Esto se hace bajo cifras que nos muestran que, por ejemplo, en los últimos cuatro días las cifras de fatalidades en la ciudad de Guayaquil ya son muy cercanas a las que teníamos antes del inicio de esta pandemia”, dijo el vicepresiedente.

Indicó que en Guayas llegaron a tener “casi 650 fallecidos al día, y ahora hay 62”.

Sonnenholzner proporciona esta cifra, pese a que el Ministerio de Salud solo informa de 726 fallecidos confirmados en Guayas por el coronavirus durante la presencia de la pandemia en el país, desde finales de febrero.

Sin embargo, sus datos sí tienen mayor relación con los proporcionados por el Registro Civil. Según esta institución, solo en Guayas desde el 1 de marzo de 2020 hasta el pasado 30 de abril fallecieron 13.415 personas; en condiciones normales, en esta entidad mueren, según los datos oficiales, alrededor de 2.000 personas al mes; por lo que estiman que más de 9.000 fallecieron por la pandemia.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, considera que la urbe que dirige aún tiene alto riesgo. Según la burgomaestre, un tercio de la población de la ciudad se infectó con el nuevo coronavirus y al menos 500.000 personas tienen activa la enfermedad.