Madrid.- España cerrará la medianoche de este lunes sus fronteras terrestres para “contener la expansión del coronavirus“, anunció el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

La entrada en el país por vía terrestre sólo se permitirá a ciudadanos españoles, residentes en España, personal diplomático acreditado y a quienes aleguen “causas de fuerza mayor”, detalló el ministro.

Los españoles viven hoy su primer día laborable de cuarentena por el coronavirus con una mayor concienciación del problema, mientras las autoridades aprueban nuevas medidas para asegurar el funcionamiento del país en esta situación inédita. 

España, segundo país europeo más afectado después de Italia, anunció este lunes cerca de 1 mil 500 casos más de coronavirus en las últimas 24 horas, con un total de 9 mil 191 infectados, y 309 fallecidos, frente a los 288 del día anterior, informó el coordinador de emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón.

También lee: ¿Por qué en EU evitan ir al médico incluso en crisis como la del coronavirus?

El país vive confinado después de que el gobierno decretara el estado de alerta e impusiera serias restricciones al movimiento de personas durante al menos 15 días, en un intento de frenar la escalada de contagios.

La región más afectada era la de Madrid, con 4 mil 165 casos y 213 fallecidos.

Hay un “estrés suplementario” sobre los servicios sanitarios, reconoció en rueda de prensa el coordinador de emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón.

El funcionario señaló que la mortalidad en España está siendo de “en torno al 3%”, y avisó de que según el escenario más pesimista el país estará “por lo menos 10 días subiendo” en el número de infecciones.

Ante el aumento exponencial de casos en los últimos días, el gobierno español decretó la noche del sábado el estado de alarma e impuso serias restricciones de movimientos a sus habitantes.

También lee: Lanza FMI pasos para monitorear la crisis del coronavirus

Según estas medidas, los 46 millones de habitantes del país sólo pueden salir de casa para comprar alimentos o medicinas, cuidar a personas dependientes o ir a trabajar cuando no puedan hacerlo a distancia.

Todos los comercios y servicios no esenciales -escuelas, museos, restaurantes y centros deportivos- están cerrados en la totalidad del país.

Igualmente, el gobierno de Pedro Sánchez dictó que “todas las instalaciones de la sanidad privada” quedan a disposición de la administración pública de salud.