Anteriormente la compañía estudiaba la posibilidad de aprovechar incentivos estatales debido a la crisis que enfrenta la industria de la aviación por el coronavirus.

La compañía multinacional estadounidense Boeing anunció este jueves que no tiene planes de solicitar ayuda económica estatal tras conseguir recaudar 25.000 millones de dólares en una oferta de bonos, intentando así fortalecer sus finanzas en medio de la paralización de la industria aeronáutica debido a la pandemia del coronavirus.

El fabricante de aviones aseguró en un comunicado que no buscará fondos adicionales a través de los mercados de capitales o mediante la ayuda del Gobierno de EE.UU. Anteriormente la compañía había estado estudiando la posibilidad de aprovechar incentivos fiscales y económicos ofrecidos por entes estatales.

Según algunos analistas, mientras la recesión global reduce la demanda de ventas de aviones, la liquidez adicional proporciona “una ventaja sólida” a las acciones de Boeing, logrando evitar además cualquier tipo de compromiso derivado de la ayuda federal, como una participación accionaria del Gobierno, recoge Bloomberg.

VIDEO, FOTOS: Un aeropuerto en pleno desierto alberga cientos de aviones inutilizados durante la pandemia

En medio de la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus, el presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró a mediados de abril que su Administración estaba dispuesta a adoptar las medidas necesarias para ayudar a Boeing, y aseguró que “no puede dejar que le pase nada” a la empresa porque “tiene mucho potencial”.

Días atrás, un informe reveló que Boeing Co. habría estado evaluando un plan de recortes de gasto que incluiría el despido del 10 % de su plantilla, unos 150.000 trabajadores. El programa de reducción de presupuestos incluiría despidos voluntarios y jubilaciones anticipadas, así como los llamados ‘buy-outs’, debido a la presión que enfrenta el área comercial de la empresa por la crisis en la industria.

Las finanzas de la compañía ya se encontraban afectadas incluso antes de la pandemia debido a los accidentes que protagonizó su modelo 737 MAX. En menos de medio año, su avión más vendido sufrió dos accidentes que dejaron un total de 346 muertos. Las tragedias obligaron a cancelar la producción de ese modelo y a indemnizar a las familias de las víctimas. La crisis derivada llevó a Boeing Co. a cerrar el 2019 con pérdidas de 636 millones de dólares, lo que supuso su primer año con cifras negativas en dos décadas.