El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha declarado el estado de emergencia de bioseguridad en el país debido al coronavirus y ha anunciado una prohibición de nivel cuatro para viajar, por primera vez en la historia de Australia, instando a todos los residentes a que no viajen al extranjero, informa The Daily Telegraph.

El primer ministro también anunció que queda prohibido mantener reuniones “no esenciales” de más de cien personas.